jueves, 24 de diciembre de 2009

Segunda parte: Mi padre

Lo quiero a mi padre, y siempre lo voy a querer.
Pero es como es y nunca va a cambiar eso, pero por alguna extraña razón yo no me puedo acostumbrar a su forma de ser.

Acaba de llegar "Papá Noel"... y como siempre, los regalos de MI papá... ausentes... No es que no supiera, me lo dijo todo el día, pero en una semana nunca tuvo tiempo de ir a comprar unos putos DVDs que le pedí.
Okay, fue a un lugar nada más...

Pero son gotitas... Es la gotita de no recibir ningún regalo de él el día de navidad, es que se olvide de mi fiesta de graduación...
¿No les conté? El día que terminé tercer año de polimodal, y me entregaron la medalla y el diploma el no estuvo... ¿Por que? Porque se olvido... Se olvido que su hija, su primeriza... terminaba el colegio y se egresaba.

También le chupo tres huevos cuando yo cumplí un 6 de mayo que cayo miércoles, y decidió festejarle el cumpleaños a mi hermano el sábado siguiente... cuando mi hermano cumple en ENERO.

Como les conté anteriormente, me quise matar, y ahora estoy con internación domiciliaria. La idea era irme de vacaciones con él el 11 y volver el 21, y mi psicóloga dijo que si, pero que si yo me sentía mal me volviese antes, y el me acompañara, porque parte de esta internación, es no estar sola mas de 30 minutos que salgan a hacer las compras... una hora a lo sumo. Luego de idas y vueltas termino en que si me siento mal, me vuelvo en un micro sin parada sola.

Otra cosa: Su mujer... Su mujer es una muy buena mina, pero tiene sus quilombos importantes, va a terapia por ellos. En la casa de ellos tratan de hacer todo lo posible para que ella este mejor... Pero cuando me mude acá, se mudo una persona mas con un problema, y nunca me pudo escuchar, nunca me pudo hacer un lugar para intentar que yo me sintiera mejor.

Durante mi adolescencia, la imagen paterna salio de un amigo, porque con el hablaba una vez al mes, y lo veía una cada tres meses. Si, puede decirse que yo tampoco lo buscaba, pero era adolescente, saben? y es normal que pase... el que deberia mantener el contacto en ese momento era el. Materialmente estuvo siempre, es decir, siempre paso la cuota alimenticia a mi mamá, pero como respaldo de padre no lo tuve... por el, y por mi madre (De la que hablare en otro momento) me críe sola.

Mi padre no puede escuchar, esta encerrado en su mundo con ideas irracionales... Piensa que quizás mis problemas son por algún tema neurológico... NO... Son psicológicos, pero se cierra... Como se cerro a ver, hasta el día que casi me mato, que yo tenia depresión, nunca pensó que realmente la sufría.
No se puede hablar con el, porque nunca te va a dar la razón y es incapaz de ver los sentimientos de los demás.
Y así como es incapaz de verlo, es incapaz como padre en demasiadas cosas, y esto lo veo en como actúa con mi hermano de 6 (Casi 7) años también.

Pero es el padre que me toco, y la que se jode siempre, soy yo... Debería acostumbrarme pero no puedo...

A que venia... "Tan difícil es entender que para tu hija es importante abrir un regalo TUYO no de tu mujer, ni de tu mamá... Cuando te dije que aunque sea me hicieras una nota que diga "Vale por dos DVDs"? O me compraras una boludez en un bazar?"... Eso le pregunto yo a el... Y el nunca va a enterarse que lo pregunto, porque es para problemas.. Y como dice mi psicóloga, y mi mejor amigo: Vaselina y que todo me resbale... otra no me queda.

3 comentarios:

  1. Buenas...caigo de casualidad acá y me quedé leyendo por varias razones. Mis viejos también se separaron cuando yo tenía 2 años. A él lo seguía viendo cuando se acordaba q existía y me venía a visitar. A veces me llevaba a su nueva casa con sus nuevos 4 hijos. Jamás me hizo un regalo. Nunca le paso plata a mi mamá. No tengo un solo recuerdo lindo de él. Ahora hace 9 años que no se NADA de su vida. Encontré por facebook a una de mis hermanastras y vi algunas fotos actuales pero eso es todo. De todos modos me alegra que esté lejos. Nunca lo quise. No hizo nada para que merezca mi cariño tampoco.
    Por otro lado, mi familia matera jamás me hizo faltar nada, y por sobre todas las cosas, me sobró amor. Creo que en ese sentido fui privilegiada.
    Otra cosa que me llamó la atención, es que yo también tenía dos amigos imaginarios. Hasta los sentaba en la mesa y les ponía platos para que comieran, o los llevaba de la mano por la calle. Pero siempre lo atribuí a que era hija única y vivía rodadeada de mayores, por lo que necesitaba otros chicos.
    Bueno, entré para comentarte y al final terminé contandote mi vida! Pero para eso estan los blogs, no? Es bueno compartir historias y sentimientos, para sentir que al fin y al cabo, no estamos solos, y siempre hay alguien que aunque sea en una minima posición, nos puede entender.
    Voy a pasar a leerte, lo prometo. Y no desespereis, que al amor, lo buscamos todos...

    ResponderEliminar