domingo, 24 de enero de 2010

Sexta parte: Porque nunca sere Samantha

El apodo de "Samantha" surgió con las chicas de Cafe para cuatro, dado que eramos cuatro amigas, que nos juntábamos a hablar de hombres, y las cuatro distintas. Posteriormente surgió la idea del blog, que no tuvo mucho éxito, porque mis amigas no le dieron mucha pelota y terminaba actualizando siempre yo. (Aunque cada tanto, algún post aparece).

Samantha me fue dado a mi, porque para el momento en que surgieron los apodos, yo era virgen... y estaba totalmente obsesionada con el sexo, y tenia muchas fantasías, no podía parar de hablar del tema....

Pero el tiempo paso, apareció G en mi vida, y deje de ser virgen... Y fue ahí cuando todo cambio.
El haber tenido relaciones, sumado a cambios que se fueron dando en mi... Me llevaron a quien soy ahora.


Samantha es mi ídola, una mujer con poder, que puede evitar que los sentimientos le ganen, los puede ignorar, puede tener sexo y solo sexo. Yo no puedo.
Durante mucho tiempo dije que no siento atracción física por la gente, y en cierta forma es verdad... No veo a alguien y "me caliento"... Sino que me genera interés la persona... Y con solo tres palabras me puedo enamorar.

Acabo de volver de vacaciones, y en diez días, con dos palabras, me enamore de alguien... Pero tuve la suerte de saber que era un "amor de verano" y nada mas, por lo cual, ahora no llevo el dolor de no verlo ni de que no haya sido correspondido.

Quiero ser Samantha, pero no puedo... No puedo estar con cualquiera... No puedo no amar a la gente que conozco.
Me lo dijeron varias personas, y siempre lo supe... Tengo un "don"... La capacidad de amar que tengo, y no solo a una pareja... ni a un amigo o familiar... sino a todo... Un lugar, un objeto, una situación... Y creo yo que es esto lo que me lleva a no poder tener SOLO sexo, porque en ese momento, amare a la persona... Por mas que no hagamos el amor... Pero una parte mía la va a amar. Ojo! porque es un amor completamente distinto... Desearía poder explicarlo, pero como tantos otros sentimientos, no hay palabras para hacerlo.

Y por esas cosas... Por enamorarme de una pareja que me cruzo en la calle y se les ve el amor, o de un animalito que anda paseando por ahí... Nunca seré Samantha.

Porque siempre los sentimientos me van a importar mas, y siempre serán lo mas importante que hay en mi vida. Por mas que quiera, y haya tratado, no puedo ser ella...

Pero tuve la suerte de encontrar mi paz al respecto... Abrir los ojos, y darme cuenta que así puedo ver un mundo que los demás no...

Y así, no soy, ni nunca seré Samantha.

13 comentarios:

  1. Hermoso, hermoso, hermoso!
    El hecho que no puedas ser Samantha no está mal, no es obligación serlo! O quizás simplemente no es el momento, nunca se sabe en otro momento de la vida lo que te puede llegar a pasar.
    Por mi parte, realmente me encanta ese "don" de enamorarse de las cosas. Eso le da pasión a tu vida (y mucha ternura jaja). Es una manera de quererse a uno mismo también, no?

    Por otro lado, empezás ingeniería??? Buenísimo! Pero ingeniería en qué? Eso es importante jaja
    Y la "paciencia de la araña" es una frase no muy conocida, pero a mi se me pegó por una canción de los Caballeros que se llama: "huelga de princesas" :)

    Muchos besos y muy contenta que hayas vuelto.

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo!! Te aseguro que vas a ser una Diosa en un mundo totalmente machista! Felicitaciones ;)

    ResponderEliminar
  3. Bienvenida a la civilización y a la rutina :)

    Qué bueno que no seas Samantha. Qué bueno que seas real :)

    ResponderEliminar
  4. Me pasa exactamente lo mismo que a vos... quisiera ser Samantha, pero no puedo, no puedo porque tengo demasiados sentimientos adentro. Por eso siempre voy a ser Carrie, detras de mi notebook, escribiendo sobre mis experiencias amorosas fallidas y esperando a que Mr Big un dia de estos, finalmente, venga a buscarme a Paris...

    ResponderEliminar
  5. AY no!!! Te leo y me siento re identificada!!! Yo tampoco puedo tener sexo por el hecho en si! Mis amigas lo hacen y a mi no me sale, tengo que conocer a la persona...y también amo! amo a mis amigos que me hacen bien, a los momentos que disfruto!...Somos almas sensibles en un mundo lleno de crueldad! :(

    ResponderEliminar
  6. Me llamo Vilma y te invito a leer mi historia.

    ResponderEliminar
  7. Samy.....nosotros nunca podremos ser Samantha....siempre leia en todos lados, cuando descubri mi enfermedad, que los borderline eramos poco y menos que monstruos manipuladores...es cierto nos pintan como los makiavelos mas espantosos en algunas webs sobre TLP...y nosotros somos seres que sufrimos tanto o mas que el resto porque todo lo que para los demas puede ser sencillo es mil veces de complejo para nosotros...le pregunte a mi Dr la semana pasada..porque todos decian que no somos caapces de amar, si yo al contrario creia que la enfermedad se producia por la inmensa caapcida de amar que tenemos..y el me dijo algo que lo tengo bien presente "yo creo tambien como tu que es todo lo contrario..uds. tienen una gran capacidad para amar...pero desorganizada"..Y asi soy y asi me he aceptado y asi aprenderemos a pararnos y a acaminar como dice mi querido medico....Se que a veces añoramos no ser Samantha...pero cuantas cosas bellas, a pesar de todas las lagrimas que nos han ocasionado, nos hubieramos perdido siendo ella.....el olor de la pluma de un pajaro, el brillo en los ojos de dos ancianos que se aman, la textura de una voz que nadie mas puede percibir
    ES todo lo que queria decir...yo tpco hubiera deseado llorar tanto pero eso soy...y eos somos...al final no ser Samamtha no es tan malo
    Un beso..amiga
    PD.ya te considero amiga creo...abrazooooooooote de unicornio para ti

    ResponderEliminar
  8. ojala pudiera ser Samantha, el problema esque en mi rutina diaria el corazón siempre le gana el pulso a la razón y por más que quiera no dejarme hipnotizar por la raza masculina no lo consigo!hace poco tiempo he creado un blog como trabajo para una asignatura de clase,y trata sobre sexo, acabo de publicar una entrada de lo mas divertida, si quieres pasarte es www.siguiendolosimpulsos.blogspot.com. por cierto me encanta este blog!Enhorabuena

    ResponderEliminar
  9. Tal vez hayan muchos análogos de Samantha para los hombres, pero en este momento no se me ocurre ninguno... Lo cierto es que tambien me pasa lo que a vos... Es un problema de la humanidad, porque el amor es inherente a nosotros... Constantemente nos vemos luchando contra nuestros sentimientos, elegimos en función a no lastimar (aunque no todos y no siempre). A mi tambien me encantaría ser mas frío, no dejarme llevar por los sentimientos... Pero eso es lo que nos hace ser queridos, y aunque no lo creas, tambien amados por quienes se cruzaron en nuestros caminos. El miedo surge realmente de quienes temen a amar, los que aparentan ser como Samantha, porque ellos son los que realmente le temen al amor. Nosotros solo somos soñadores de un mundo ideal, seres utópicos (y seres románticos en todos los sentidos), que no tememos a amar, sino a ser abandonados, miedo a que el bienestar tan buscado se termine...

    ResponderEliminar
  10. Hola Samantha percioso texto amiga,
    pasaba a saludarte y comentarte que mi poema
    “ES LA DICHA” compite en Antología Literaria, si te gusta agradeceré tu voto, solo hay que marcar el circulo en la columna derecha y pinchar vota.
    aquí te dejo el enlace para ver el poema,
    gracias por tu dedicación.
    que tengas una feliz semana.

    http://antologialiterariaactual.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  11. Hola Sam, te cuento que ya se puede conseguir mi libro, Detrás de las sonrisas, te dejo el enlace si es que te interesa, besos;

    http://www.readontime.com/ISBN=9788493743444

    ResponderEliminar
  12. Hola Samantha, pasaba a saludarte, espero
    estes bien y verte pronto por aqui.
    que tengas una feliz semana.

    ResponderEliminar
  13. ¡Y bien que hace! (en eso de reconocer que no puede emular a Samantha)

    El Profesor

    ResponderEliminar