martes, 18 de enero de 2011

Octava parte: Un nuevo amor

A los dos meses de haber cortado con G, estaba cansada de escucharlo hablar sobre sus aventuras sexuales, y yo no tener ninguna. Por lo que me dispuse a encontrar alguna. Recorde que un año antes, una vieja compañera de la facultad me habia insistido en que me hiciera parte de una página de citas, y lo había hecho, pero resulto que la gente solo buscaba sexo ahí, por lo que en este caso era el lugar perfecto para encontrar lo que buscaba.

Creo que hablé con varias personas que conocí por ese medio, realmente no lo recuerdo. Lo que si recuerdo es que de esta forma conocí a A. El trabajaba en lo que yo iba a estudiar, por lo que la primera conversación que tuvimos fue bastante amena e interesante. Al mes de chatear decidimos conocernos. Nos encontramos en el abasto y fuimos a tomar un café a starbucks. Estuvimos durante horas hablando allí, hasta que llego la hora de irme.

Mientras me acompañaba a la parada surgió el tema de los albergues transitorios. Yo le dije que nunca había ido a uno, por lo que se ofreció a llevarme un día, y sin dudarlo le dije que si. Seguimos caminando, y cuando llegamos a la parada de colectivo me besó, y me pregunto cuando quería ir al albergue. Le dije que cuando quisiera, por lo que terminamos arreglando para el día siguiente. Y así fue, al día siguiente fuimos y pasamos toda la noche allí.

A partir de esa noche comenzamos a salir dos veces a la semana, y al mes nos pusimos de novios. Pero esto fue unos días antes de que el se fuera de vacaciones al sur, y fue entonces cuando los problemas comenzaron.

Durante esos días que no estuvo, yo tuve una pelea con G muy grande, en la cual me termino echando de la casa a empujones, mientras me insultaba (Esta no fue la primera vez que se ponía violento conmigo, en dos ocaciones anteriores me habia revoleado contra la cama agarrandome del cuello). Ese mismo dia A perdió el celular y no me pude comunicar con el durante el resto de su viaje, salvo por algun mensaje ocacional por facebook.

En medio de esta situacion, me sentí tan mal y tan perdida, que me aferre a G, ocacionando que los sentimientos por el volvieran, cosa que A no tardo en darse cuenta una vez vuelto de su viaje.

Desde ese entonces nada con A sería lo mismo. Por un lado el sabía que yo tenía sentimientos por mi ex, y cada día mi depresión empeoraba y se le hacía mas dificil llevarlo, y por otro yo no confiaba del todo en A, era muy cerrado, y siempre insistia con conocer a mi mamá pero nunca me invitó a su casa ni me dio el número de teléfono de ésta.

Así transcurrieron los cinco meses de nuestra relación, hasta que un día yo explote. Me habían cambiado la medicación hacia un tiempo, porque la que venía tomando ya no me hacía efecto y me había quitado la libido. Pero no fue nada bueno que la cambiaran, la nueva medicación me alteró completamente y causó un grado de agresividad en mi importante.

Las cosas se pusieron realmente feas el día que falleció mi abuela. A acababa de volver del velorio del abuelo de un amigo, cuando yo me enteré de la noticia y se la transmití, A me dio la espalda, y se fue a tomar una cerveza con sus amigos. Me sentí totalmente abandonada por quien era mi pareja.

Un par de días mas tarde recibo un regalo de mi padre en el correo, un reloj que demostraba lo poco que me conocía... Totalmente alterada tuve que ir al turno que tenía con la psiquiatra, que trató de medicarme más, por lo que me fui enojada. Prefiero no entrar en detalles en este momento de lo que suciedió despues, solo me limitare a decir que terminé internada en un psiquiatrico.

Mientras estaba allí los días pasaban, y A no se comunicaba ni con mi casa ni conmigo. Al sexto día, luego de haber decidió cortar todo, me enteró que llamo a mi casa; y por esta razón decidí verlo uno de los días que me dieron permiso para salir, y por la misma razón no fui a un boliche, a ver a un chico del psiquiatrico, porque mi novio era A, y no iba a traicionarlo.

Cuando por fin me dieron el alta, las cosas no estaban para nada bien. Y fue así como el decidió dejarme, porque con todo lo que había pasado, le dieron ganas a el de estar bien. Fue por eso que tomó la decisión de alejarse de todos y empezar terapia, y así terminar conmigo. Eventualmente, no se alejó de sus amigos, pero nunca volvió por mi como había dicho que iba a hacer.

Y es por eso que ahora simplemente me queda una canción, una canción que siempre me cantaba los viernes por la tarde, cuando nos encontrabamos para pasar la noche juntos:




(Lo poco que queda por contar luego de la ruptura, sera tema de otro post)

sábado, 15 de enero de 2011

Septima parte: Luego del "felices para siempre"

Hace casi un año que deje de escribir en este blog. Tantas cosas pasaron, y este post no es suficiente lugar para contarlo. Por el momento me limitaré a redactar lo que sucedió con G...

Eventualmente su sexualidad fue mas fuerte, y la relación termino. En las semanas posteriores seguimos siendo amigos, viéndonos. Y fue a los dos meses cuando conocí a otra persona (que siguiendo con la linea de apodos, me limitare a llamar A).

G, siendo mas chico que yo, seguía su camino, conociendo gente, haciendo nuevos amigos, empezando a vivir la vida nocturna. Por mi parte, trataba de buscar el amor en A. Pero fue entonces que surgieron los problemas, por muchas razones A no estaba contento con mi amistad con G, más sabiendo que yo todavía tenía sentimientos por el. Fue así como con G tuvimos que alejarnos, no podíamos hablarnos ni vernos, salvo para nuestros cumpleaños.

Hablamos un par de veces a escondidas, chateamos mejor dicho. Y el día de mi cumpleaños nos vimos... Pero dos meses mas tarde, cuando llego el de el, no pudimos... Lo que tanto había temido en su momento había pasado, me habían internado en un psiquiatrico, pero esta historia (al igual que la de A) me limitare a contarla mas adelante.

G tenia permiso para irme a visitar ese día, pero no fue, y me partió el alma. Todavía recuerdo la mirada de un compañero mio, con el cual había hablado de G... Mi miraba sintiendo el dolor que sentía yo. Mi mamá había llevado budín para la ocasión... pero espere dos horas en vano. Me sentí tan impotente... Estaba a ocho cuadras de G, y aun así no podía ir a verle.

Cuando me dieron el alta, estaba enojada... Y quería una explicación. Su respuesta fue que no tenía el documento y sin el no lo dejarían entrar a verme. Estuve muchísimo tiempo desconfiando de su palabra... Pero eventualmente dejó de importarme.

Para esta fecha G estaba conociendo a quien actualmente es su pareja. Pero esto lo supe meses más tarde, ya que un día, luego de pelear a causa de que me cancelara los planes, no hablamos por un mes. Pero ese mes fue todo lo que necesitabamos... A partir de ese momento, de nuestra reconciliación como amigos la relación funcionó. Es el día de hoy que puedo decir que G es uno de mis mejores amigos, a pesar de que nos veamos poco, por un lado porque el vive con su pareja, y por el otro, porque hasta hace un mes y medio, mi vida giraba en torno a la facultad.

Pero sean cuales sean las vueltas de la vida, gracias a "mi cuento de hadas" me gané una amistad única, con una persona que me banca, que me entiende, y que nunca me va a dar la espalda... Y por mas que hoy ya no crea todo lo que en su momento creí, que ya no sintamos que somos almas gemelas, y que ninguno es el amor de la vida del otro... No cambio por nada esto que ahora tenemos.